Si tu sueño es conducir alguna vez en el mítico Nürburgring Nordschleife es más que probable que cuando consigas ir acabes rodando sobre asfalto mojado, ya que la lluvia es el pan de cada día en el trazado alemán. No obstante, hay días que está tan mojado que muchos de los conductores se echan atrás, por aquello de conservar sus coches enteros.

Durante esos días de invierno en los que el Infierno Verde está completamente encharcado, siempre hay quien decide aprovecharlo en su beneficio, como el protagonista del vídeo que hoy os traemos, que se divierte como un auténtico enano con su BMW 328i. "Sólo un idiota conduciría en Nordschleife en un día así", escuchó este conductor antes de salir a pista. Pero, realmente, ¿quién es el idiota?

Con muy poquito agarre y un propulsión aligerado, la diversión está asegurada. Y sino que se lo pregunten a estos británicos. Eso sí, hacen falta manos para poder disfrutar una situación que muchos otros conductores rehuirían por miedo a perder el control del coche, ya que la adherencia varía mucho no ya en cada zona del circuito, sino en cada parte de una misma curva.

Extraido de www.motorpasion.com

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política